Happening Now: Dead Zone in the Gulf 2011 | Ocean Today

Happening Now: Dead Zone in the Gulf 2011


Transcript

NARRATOR:

The numbers are in. The 2011 Gulf of Mexico Hypoxic Zone or Dead Zone measures 6,765 square miles – nearly the size of New Jersey. This is a huge blow to the already fragile Gulf ecosystem and economy.

It begins innocently enough. Farmers use fertilizers to increase the output of their crops so that we can have more food on our tables and more food to sell to the rest of the world.

But it is this agricultural run-off combined with urban run-off that brings excessive amounts of nutrients into the Mississippi and starts a chain of events in the Gulf that ends deadly.

These nutrients fuel large algal blooms that then sink, decompose, and deplete the water of oxygen. This is Hypoxia – when oxygen in the water is so low it can no longer sustain marine life in bottom or near bottom waters – literally a dead zone.

When the water reaches this hypoxic state, fish and shrimp leave the area and anything that can’t escape like crabs, snails, and starfish die.  So, the very fertilizers that are helping our crops are disrupting the food chain and devastating our food sources in the ocean.

This year, the massive flooding of the Mississippi River significantly increased the nutrient pollution flowing into the Gulf.  If the amount of fertilizer and sewage dumping into the Gulf isn’t reduced, the dead zone will continue to grow, wreaking havoc on the ecosystem and threatening some of the most productive fisheries in the world.

Transcripción

NARRADOR:

Las Noticias del Océano son siempre de última hora y ¡están sucediendo ahora! El Reporte del Día de Hoy: Zona Muerta en el Golfo.

Los números son: La Zona con Hipoxia del Golfo de México en el 2011 midió 17.52 kilómetros cuadrados, casi el tamaño de Nueva Jersey. Este es un golpe duro para el ya frágil ecosistema del Golfo y la economía.

Comienza inocentemente. Los agricultores utilizan fertilizantes para aumentar la producción de sus cultivos, para que podamos tener más comida en nuestras mesas y más alimentos para vender al resto del mundo.

Pero es la escorrentía agrícola combinada con la escorrentía urbana que arrastra cantidades excesivas de nutrientes al Mississippi y comienza una cadena de acontecimientos en el Golfo que termina siendo mortal.

Estos nutrientes producen grandes florecimientos de algas que luego se hunden, se descomponen, y agotan el oxígeno del agua. Esto es la Hipoxia, cuando el oxígeno en el agua es tan bajo que no puede sostener la vida marina en el fondo o en las aguas cercanas al fondo, literalmente una zona muerta.

Cuando el agua llega a este estado hipóxico, los peces y camarones abandonan la zona y todo lo que no puede escaparse como cangrejos, caracoles y estrellas de mar, mueren. Por lo tanto, los mismos fertilizantes que ayudan a nuestros cultivos están alterando la cadena alimenticia y devastando nuestras fuentes de alimento en el océano.

Este año, la inundación masiva del río Mississippi aumentó significativamente la contaminación por nutrientes que fluye hacia el Golfo. Si la cantidad de fertilizantes y aguas residuales vertidos al Golfo no se reduce, la zona muerta seguirá creciendo, causando estragos en el ecosistema y amenazando a una de las pesquerías más productivas del mundo.