TRASH TALK: SPECIAL FEATURE

Watch the award-winning TRASH TALK Feature, which has some great bonus material including a visit to the Baltimore Harbor Trash Wheel.

Transcript

NARRATOR:

Ocean Today is premiering this 15-minute TRASH TALK special feature for World Ocean Day. It is specially designed to be part of your World Ocean Day festivities and beyond. In addition to the video, we have a pre-recorded 10-minute webinar for educators that provides fun activities that you can organize after the film! A perfect event for museums, zoos, aquariums, learning centers and schools.

On the right, under 'Related Videos', you will find each of the chapters contained in this special feature. Each stands on its own, so we have created a separate page that can be referenced.

NARRATOR:

We love the ocean. And you love something, you want to protect it.

Unfortunately, the ocean is being filled with trash. And people all over the world who care about the health of the ocean are doing something about it. They’re talking trash and taking action.

You probably already recycle, and that’s a great start. So now, let’s talk about how you can prevent some of the surprising and sneaky ways that trash flows into our rivers and the ocean.

Come learn about marine debris and be part of the action.

There’s a problem with trash in the ocean all over the world. People are generating more trash than ever, and sometimes that trash travels from cities to streams, rivers, bays, and then into the ocean, where it sometimes causes harm to coastal communities and wildlife.

This issue also costs communities money when people avoid beaches and bays because of all the trash.

Don’t you think it’s time all have an honest trash talk? We love the ocean, like you do, and we want to take care of it.

So the burning question I’m sure you’re all asking is, what is marine debris?

Have you ever been to the beach and noticed litter, like plastic bottles or foam take-out containers on the sand? Or maybe you’ve been to a river or bay where there’s a car tire or bags stuck in the mud on the shore? Or a bunch of deflated balloons that say Happy Birthday floating in the water? All of that junk in the water, or on the shoreline, is considered marine debris. It’s anything solid and man-made in the ocean or Great Lakes that is not supposed to be there. And anything people use every day can become marine debris if they don’t dispose of it properly. And I mean anything!

The most common items we find when we do shoreline cleanups are plastics. But we also find rubber, cloth, glass, metal, and paper litter. Sometimes, the debris is so tiny, like a plastic microbead from your face wash, that you can barely see it in the water.

Marine debris is more than just trash in the ocean. Sometimes fishers lose their gear, like fishing traps, nets, or fishing line, and it continues to drift through the water, catching animals for a long time. We call that derelict fishing gear, and it’s marine debris. Have you ever seen an old boat left behind on a shoreline? Abandoned and derelict vessels are also marine debris.

So let’s review. Anything we use every day can become marine debris if we don’t dispose of it properly or if it goes into the water by accident. Marine debris can be very small, or can be very big, and anything in between. But most importantly, marine debris is one of the biggest pollution problems facing the world’s oceans and waterways today.

 

Almost 4 in 10 Americans live in cities directly on the shoreline. So there’s a lot of trash generated from cities by the sea and the millions of people who visit our beaches. What might amaze you is all the other places trash can come from, and how far it can travel.

Marine debris comes from many different sources and enters the ocean in many ways.

Intentional littering and dumping are a big cause of marine debris. Sometimes the trash goes directly into the ocean, like when beachgoers don’t pick up after themselves. Or sometimes, marine debris is indirectly generated in a city hundreds of miles from the ocean. When someone litters on the street or parking lot, rainwater can move the trash into storm drains that empty into streams, rivers, and other bodies of water. Or, the wind can blow it there. Those rivers and streams can eventually carry the trash to the ocean.

Improper or careless waste disposal is another big cause. Have you ever seen an overflowing trash can, but for some reason, people keep putting trash there? Hello, marine debris! Or someone throws a piece of plastic in the trash, when it should have been recycled? Around the world, many people don’t have access to proper waste disposal or recycling – but the trash keeps piling up, and it has to go somewhere.

It’s not just here on land – marine debris comes from activities out on the water, too. People on boats sometimes throw their trash overboard, and that’s against the law. Or, trash can accidentally fall, blow, or wash off vessels into the water. Sometimes fishers lose their fishing gear thanks to storms or passing vessels. Once the debris gets to the ocean, it is very difficult to trace the exact source.

The bottom line is, marine debris comes from us. Humans are the source, and every single person has the power – and the responsibility – to prevent it.

So yes, trash comes from cities, like right here in Washington, D.C., the nation’s capital. The Potomac River flows all the way into the Atlantic Ocean, and all kinds of stuff can end up in the water if people aren’t careful. The cherry blossoms are in bloom, and it’s beautiful. But look at how much trash people are creating. Bags and bottles can end up in the river, blown by the wind or washed down by the rain. We’re going to talk about solutions a little later on, but first, let’s have some trash talk about why we should care.

How does marine debris impact the ocean, animals, and me?

Would you want to swim at a beach littered with trash? Of course not. And the animals who live in the ocean don’t either - the difference is they don’t have a choice.

Marine species often get tangled in debris, from fishing nets to six-pack rings. If they get caught, they could get injured or even die. Even if they don’t get entangled, many animals mistake plastic debris for food, and eat it. This fills their stomachs with junk they can’t digest.

Debris can also damage important habitats, like coral reefs, by breaking or smothering them. Corals serve as the base of the marine ecosystem, and impacts here can be felt all the way to you and me. Plus, plastics have harmful chemicals in them. Fish eat plastic. We eat fish. The question is, can those chemicals harm us? Marine debris also hurts the economy. It costs a lot of money to clean up, and people don’t want to go to dirty beaches. Boats and ships could run into large pieces of debris, too, or get their propellers tangled.

We need the ocean - and everything in it. And the ocean needs us to keep it free of debris.

So now you’ve heard about all the different kinds of marine debris and their impacts on the ocean. That may seem far away from you, but really, the problem may start in your front yard. When we take out trash and recycling, we need to do a good job of keeping it contained, like we have here. But you can’t control it all. So when you pick up your trash and recycling cans, be sure to pitch in and pick up anything that may have fallen out. And they did a really good job.

There’s a lot of waste that does end up as marine debris. But by far, the most significant material that ends up in the ocean is plastic.

Why is plastic marine debris so common?

We know there’s a lot of trash in the ocean. Unfortunately, a lot of it is plastic. We find plastic everywhere from the ocean’s floor to surface. The plastics are all shapes and sizes and all different types. We find it on beaches and inside animals’ stomachs or wrapped around their bodies. That’s bad news for our ocean and the animals that live in it or near it. It’s also bad news for us.

A recent study from the University of Georgia estimated that 8 million metric tons of plastic trash enters the ocean every year. That’s like putting five bags filled with plastic on every foot of coastline in the world. That’s a LOT of plastic in the ocean, and it’s there because... well, we put it there!

The 5 most common items found during the International Coastal Cleanup are plastic cigarette butts, food wrappers, plastic beverage bottles, plastic bottle caps, and plastic straws & drink stirrers. Notice anything in common with those things? It’s a lot of single-use, disposable plastic.

It goes without saying – we produce too much waste. That waste ends up in the ocean when we litter or don’t recycle. Plastic is an important part of our modern lives - we use it for a lot of good things! But we need to take responsibility for how much we use every day and where it goes when we’re done with it.

The three R’s can help – and it’s up to every single one of us to practice them. Reduce the amount of disposable plastic you use. That’s anything you use once and throw away. Just use less. Reuse disposable plastics when possible. A plastic bottle makes a great coin piggy bank or watering can. The possibilities are endless. Recycle anything that can be recycled, so it stays out of landfills, where trash can blow away.

Ocean plastic is a huge problem that’s only going to get worse if we don’t change our ways. We can do better – for the ocean, and for us.

As you can see, trash can flow from your neighborhood into a drainpipe, then down into a stream like the one behind me, and believe it or not, it can make it all the way to the middle of the ocean.

What is the Great Pacific Garbage Patch?

Well first, let’s talk about what it’s not.  It’s not a floating island of trash, like a garbage dump or a landfill. It’s also not the only patch.  They exist all throughout the ocean, and the Pacific Garbage Patch just happens to be the most famous.

Garbage patches are large areas of marine debris concentration that are formed by rotating ocean currents called gyres - kind of like big whirlpools that suck things in. A garbage patch is made up of tiny plastic pieces called “microplastics” that are less than 5 millimeters long.  It’s more like pepper flakes swirling in a soup than something you can skim off the surface. You might come across some larger items, like plastic bottles, but it’s possible to sail through a garbage patch and not see anything.  And they’re a big problem, for the ocean - and us.

People often ask why we can’t just scoop up all the marine debris in the ocean, and the answer is: unfortunately, it’s just not that simple.

The first challenge is the sheer size of these garbage patches.  They’re huuuuuge! They’re constantly moving with ocean currents. And there’s debris from the ocean’s surface all the way down to the sea floor. Not to mention all the marine life we would disrupt if we tried to just scoop up debris.

So what can we do? Well, the ultimate solution is prevention and we need to keep that as our highest priority. We can reduce, reuse, and recycle to keep trash out of the ocean in the first place. And we can participate in things like shoreline cleanups. It’s a lot easier to deal with debris before we get to the ocean.

Because until we stop marine debris at the source, we’ll just be cleaning it up forever.

Communities across the country are coming up with innovative ways to prevent debris from leaving the watershed, like this water wheel here in Baltimore. And also in D.C., Missouri, San Francisco, Los Angeles, and Honolulu. Innovative solutions are popping up everywhere.

Look at all this trash. As you can see, we really need to work on stopping debris at the source. This is one way cities are working on it, but what can you do?

Let’s dive into how we can prevent trash from entering the water in the first place.

 

What can we do about marine debris?

A lot of the trash that’s in our ocean is plastic, and that marine debris is hurting our environment, economy, and health. The problem will only get worse unless we change the way we consume and dispose of products.

Some people may say, well, I’m just one person, so I can’t make a difference. But that’s just not true! If each person who creates trash (and that’s just about everyone) took action, it would add up to a lot of change.

There are solutions, and together, we can prevent litter from ending up in the ocean. So what can we do? Well, the ultimate solution is prevention, and we need to keep that as our highest priority. We can reduce, reuse, and recycle to keep debris out of the ocean in the first place. You can bring your own shopping bag, drink out of a reusable bottle, and participate in things like a shoreline cleanup. Join a group cleaning the beach, or grab some friends and clean up your street! It’s easy. Be more conscious of how many disposable plastic items you’re using, and if you do - where are you putting it...in the recycling bin or the trash can?

So here’s a challenge: the next time you finish using a throw-away item: a bag, bottle, or utensil, answer the question, “Where is this going?” Because ultimately when you throw stuff away, there really is no away...it has to go somewhere.

So keep asking yourself this important question...How will you keep your trash from becoming marine debris?

Human beings are creating this problem, and it’s unhealthy for us, the Earth, and all the creatures depending on it.

But we can come together and build a movement and change our relationship with trash. Which is why we’re encouraging everyone to have a trash talk with your friends, neighbors, family, and even city officials.

So we’re all in this together. And if we focus on solutions and prevention, we can make the ocean and the Earth a healthy home for everyone.

Transcripción

NARRADOR:

Hablando de Basura, Reportaje Especial

Amamos el océano. Y cuando amas algo, quieres protegerlo.

Desafortunadamente, al océano se le ha estado llenando de basura. Y personas alrededor del mundo que les importa la salud del océano están haciendo algo al respecto.

Tú probablemente ya recicles, y ese es un gran comienzo. Ahora, hablemos sobre cómo puedes tú prevenir algunas de las más sorprendentes y sigilosas formas de como la basura fluye a nuestros ríos y océanos.

Ven y aprende acerca de los desechos marinos y se parte de la acción.

Hay un problema alrededor del mundo con la basura en el océano. Las personas están generando más basura que nunca, y a veces ésta viaja de las ciudades a los arroyos, ríos, bahías y luego al océano, donde algunas veces causa daño a las comunidades costeras y la vida silvestre.

Este problema también cuesta dinero a las comunidades cuando la gente evita las playas y bahías por toda la cantidad de basura que en ellas hay.

¿No crees que sea momento de que todos tengamos una plática honesta sobre basura? Amamos el océano, como tú, y queremos cuidarlo.

Por lo tanto la pregunta que estoy seguro todos se están haciendo es, ¿qué es la basura marina?

¿Alguna vez has estado en la playa y encontrado basura, como botellas de plástico o contenedores desechables de unicel en la arena?

¿O tal vez has estado en un río o bahía donde haya llantas de coches o bolsas plásticas enterradas en el lodo o en la orilla?

¿O un montón de globos desinflados flotando en el agua que dicen Feliz Cumpleaños?

Toda esa basura en el agua, o en la orilla de la playa es considerada como desechos marinos. Es cualquier cosa sólida hecha por el hombre que se encuentre en el océano o en los Grandes Lagos y que no debiera de estar ahí.

Y cualquier cosa que la gente usa a diario puede convertirse en desecho marino si no se dispone adecuadamente. ¡Y me refiero a cualquier cosa!

Los objetos más comunes que hemos encontrado cuando hacemos limpiezas en las líneas de costa son plásticos.

Pero también encontramos basura hecha de hule, ropa, vidrio, metal y papel.

Algunas veces, los desechos son tan pequeños, como las microesferas plásticas provenientes de tu jabón facial, que difícilmente se aprecian en el agua.

De hecho, los desechos marinos son más que basura en el océano.

En ocasiones los pescadores pierden sus equipos, como trampas de pesca, redes, o líneas para pescar, y éstos continúan a la deriva en el agua, atrapando animales por mucho tiempo.

Los llamamos artes de pesca abandonados, y se consideran desechos marinos.

¿Has visto alguna vez un viejo bote dejado en la línea de costa? Las embarcaciones abandonadas también se consideran desechos marinos.

Recordemos. Cualquier cosa que usemos a diario puede convertirse en desecho marino si no lo disponemos apropiadamente o si se va al agua accidentalmente.

Los desechos marinos pueden ser muy pequeños, o muy grandes, y cualquier cosa entre ambos.

Pero lo más importante, los desechos marinos son el principal problema de contaminación que enfrentan los océanos y vías fluviales del mundo actualmente.

Aproximadamente 4 de 10 americanos viven en condados directamente en la línea de costa. Por lo tanto hay mucha basura generada en las ciudades cercanas al mar y por los millones de personas que visitan nuestras playas. Lo que puede sorprenderte es el saber de qué otros lugares viene la basura y lo lejos que puede viajar.

¿De dónde provienen los desechos marinos?

Los desechos marinos provienen de varias fuentes diferentes y entran al océano de muchas maneras.

La basura intencional y las descargas son grandes causas de los desechos marinos.

En ocasiones la basura se va directamente al océano, como cuando los bañistas no se la llevan consigo.

O algunas veces, los desechos marinos son indirectamente generados en una ciudad a cientos de kilómetros del océano.

Cuando alguien tira basura en la calle o en un estacionamiento, el agua de lluvia puede arrastrar la basura a los desagües que después terminan en los arroyos, ríos y otros cuerpos de agua.

O, el viento puede acarrearlos hasta allá. Esos ríos y arroyos pueden eventualmente transportar la basura al océano.

La disposición inapropiada o sin cuidado de desechos es otra gran causa.

¿Has visto alguna vez un bote de basura rebosando?, pero por alguna razón, ¿la gente sigue poniendo la basura ahí? ¡Hola, basura marina!

¿O cuando alguien tira un objeto de plástico al bote de basura, cuando debería reciclarse?

Alrededor del mundo, mucha gente no tiene acceso a apropiados depósitos de basura o reciclaje, pero la basura sigue acumulándose, y tendrá que irse a algún lugar.

No es solo aquí en la tierra, los desechos marinos también provienen de actividades afuera en el agua.

Las personas en botes en ocasiones tiran su basura por la borda, y es contra la ley. O, accidentalmente la basura puede caerse, volar o escurrirse de las embarcaciones al agua.

A veces también los pescadores pierden sus equipos de pesca debido a tormentas o por el paso de otras embarcaciones.

Una vez que la basura llega al océano, es muy difícil determinar la fuente exacta.

El fondo del asunto es, los desechos marinos provienen de nosotros. Los humanos somos la fuente, y cada persona tiene el poder, y la responsabilidad, de prevenirlo.

Así es, la basura proviene de la gente que vive en tierra adentro, como aquí en Washington, D.C., la capital de la nación. El río Potomac fluye a todo lo largo hasta el océano Atlántico, y todo tipo de cosas pueden terminar en el agua si la gente no es cuidadosa. Los árboles de cereza están floreciendo, y es bellísimo. Pero fíjate cuánta basura está generando la gente. Bolsas y botellas pueden terminar en el río, vuelan por el viento o son acarreadas por la lluvia. Vamos a hablar de algunas soluciones un poco más tarde, pero primero, tengamos una plática acerca de la basura y del porqué debe importarnos.

¿Cómo los desechos marinos afectan al océano, a los animales y a mí?

¿Quisieras nadar en una playa llena de basura? Claro que no. Y los animales que viven en el océano tampoco, la diferencia es que ellos no tienen opción.

Las especies marinas muy ha seguido se enredan en la basura, desde redes de pesca hasta en arillos de six-pack. Si quedan atrapados, pueden resultar heridos o incluso morir.

Aún si no se enredan, muchos animales confunden la basura plástica por la comida de la que generalmente se alimentan. Ésta llena sus estómagos con cosas que no pueden digerir.

La basura puede también dañar hábitats importantes, como los arrecifes de coral, al romperlos o lastimarlos. Los corales sirven como base del ecosistema marino, y los impactos hacia ellos pueden afectarnos tanto a ti como a mí.

Además, los plásticos contienen químicos dañinos. Los peces comen plástico. La pregunta es, ¿esos químicos pueden dañarnos a nosotros?

Los desechos marinos también afectan a la economía. Cuesta mucho dinero el hacer limpiezas, y la gente no quiere ir a playas sucias. Los buques y barcos pueden navegar también entre grandes piezas de basura, y enredar sus propelas en ésta.

Necesitamos al océano, y todo en él. Y el océano nos necesita para mantenerlo libre de basura.

Ya has escuchado acerca de las diferentes formas de basura marina y sus efectos en el océano. Puede parecer lejano a ti, pero realmente el problema puede comenzar en el patio de tu casa. Cuando sacamos la basura y la reciclamos, necesitamos hacer un buen trabajo para mantenerla bien cerrada, como lo ves aquí. Pero no puedes controlarlo todo. Entonces, cuando recojas tu basura y recicles latas, asegúrate de recoger todo lo que se haya podido caer. Hicieron un muy buen trabajo aquí.

Hay muchos desperdicios que terminan volviéndose basura marina. Pero por mucho, el material más significante que termina en el océano, es plástico.

¿Por qué los desechos marinos plásticos son tan comunes?

Sabemos que hay mucha basura en el océano. Desafortunadamente, la mayoría es plástico.

Encontramos plástico por todas partes desde el fondo oceánico hasta la superficie.

Los plásticos los hay de todas las formas y tamaños y de diferentes tipos. Los encontramos en las playas y dentro de los estómagos de los animales o enredados en sus cuerpos.

Esas son malas noticias para nuestro océano y los animales que viven en él o cerca de él. Son malas noticias también para nosotros.

Un estudio reciente de la Universidad de Georgia, estima que 8 millones de toneladas métricas de basura plástica ingresan al océano cada año.

Eso es como poner cinco bolsas llenas de plástico en cada metro de la línea de costa del mundo.

Eso es MUCHO plástico en el océano, y está ahí porque… bueno, ¡nosotros lo pusimos ahí!

Los 5 objetos plásticos más comunes encontrados durante la Limpieza Internacional de Costas fueron colillas de cigarro, envoltorios de comida, botellas de bebidas, tapas de botellas, popotes y agitadores de bebidas.

¿Notas algo común entre esos objetos? Son para un solo uso, desechables plásticos.

No necesitamos decirlo, producimos demasiados residuos. Esos residuos terminan en el océano cuando tiramos basura o no reciclamos.

El plástico es una parte importante de nuestra vida moderna, ¡lo usamos para muchas cosas buenas! Pero debemos ser responsables por todo lo que usamos cada día y a donde se va cuando lo desechamos.

Las tres R’s pueden ayudar, y depende que cada uno de nosotros el practicarlas:

REDUCIR la cantidad de plástico desechable que usas. Se refiere a cualquier cosa que uses una sola vez y que tiras. Simplemente usa menos.

REUSA el plástico desechable cuando sea posible. Una botella plástica ayuda a tu cochinito alcancía o sirve como bote para agua. Las posibilidades son infinitas.

RECICLA cualquier cosa que pueda reciclarse, para que no llegue a los rellenos sanitarios, donde la basura puede salir volando.

El plástico en el océano es un gran problema que solo empeorará si no cambiamos nuestros hábitos. Podemos hacerlo mejor, por el océano, y por nosotros.

Como puedes ver, la basura se transporta desde tu vecindario a una alcantarilla, después a un arroyo, como el que está detrás de mí, y lo creas o no, puede llegar hasta la mitad del océano.

¿Qué es el Gran Parche de Basura del Pacífico?

Bueno primero, hablemos de lo que no es. No es una isla flotante de basura, como un basurero o relleno sanitario. Tampoco es el único parche. Existen varios alrededor del mundo, lo que sucede es que el Parche de Basura del Pacífico es el más famoso.

Los parches de basura son grandes áreas de concentración de desechos marinos que se forman con las corrientes rotatorias oceánicas llamadas “giros” – como lavadoras gigantes que succionan cosas a su interior. Un parche de basura está hecho de pequeñas piezas plásticas llamadas “micro plásticos” que miden menos de 5 milímetros de largo. Son como cáscaras de pimienta nadando en una sopa, cubriendo finamente la superficie. Puedes toparte con objetos más grandes, como botellas plásticas, pero es posible navegar a través de un parche de basura y no ver nada. Y son un gran problema, para el océano y para nosotros.

La gente a menudo pregunta por qué no solo se “cucharea” toda la basura marina del océano, y la respuesta es: desafortunadamente, no es así de fácil.

El primer reto es el gran tamaño de estos parches de basura. ¡Son enormes! Constantemente se están moviendo con las corrientes. Y hay basura desde la superficie del océano hasta el fondo marino. Sin mencionar la gran cantidad de vida marina que se perturbaría si tratáramos de solo “cucharear la basura”.

¿Entonces, qué podemos hacer? Bueno, la solución definitiva es la prevención y debemos mantener ésta como nuestra mayor prioridad. En primer lugar podemos reducir, reusar y reciclar para mantener a la basura fuera del océano. Y podemos participar en actividades como limpiezas de playas. Es mucho más fácil lidiar con la basura antes de que llegue al océano.

Porque hasta que detengamos los desechos marinos desde su fuente, los podremos limpiar para siempre.

Las comunidades a lo largo del país están llevando a cabo formas innovadoras de prevenir los desechos en los cuerpos de agua, como ésta rueda de agua en Baltimore. Y también en D.C., Missouri, San Francisco, Los Ángeles y Honolulu. Soluciones innovadoras están apareciendo por todos lados.

Mira toda ésta basura. Como puedes ver, realmente debemos trabajar en frenar la basura desde su origen. Esta es una de las formas como las ciudades están trabajando en ello, ¿pero qué puedes hacer tú?

Buceemos en cómo podemos prevenir que la basura llegue al agua en primer lugar.

¿Qué podemos hacer para evitar los desechos marinos?

Mucha de la basura que hay en nuestros océanos es plástico, y estos desechos marinos están lastimando a nuestro medio ambiente, economía y salud.

El problema solo se empeorará a menos que cambiemos la forma en como consumimos y disponemos de los productos.

Algunas personas podrán decir, bueno, soy solo una persona, no puedo hacer la diferencia.

¡Pero eso no es cierto! Si cada persona que crea basura (y es todo mundo) tomara acción, haría un gran cambio.

Existen soluciones, y juntos, podemos prevenir que se tire basura y termine en el océano.

¿Entonces qué podemos hacer? Bueno, la principal solución es la prevención, y necesitamos mantenerla como nuestra prioridad más importante.

En primer lugar podemos reducir, reusar y reciclar para mantener a los desechos fuera del océano.

Puedes llevar tu propia bolsa para el mercado, utilizar una botella reusable de agua y participar en actividades como limpiezas de playas.

Únete a un grupo de limpieza de playa o ¡junta un grupo de amigos y limpia tu calle! Es fácil.

Sé más consiente de cuántos productos plásticos desechables estas usando, y si los usas, dónde los están poniendo… ¿en el bote para reciclar o en el de basura?

Aquí hay un reto: la próxima vez que termines de usar algún producto desechable: una bolsa, botella o utensilio, contéstate esta pregunta, “¿A dónde se va esto?” Porque ultimadamente cuando se tira algo, realmente no DESAPARECE… tiene que irse a alguna parte.

Sigue haciéndote esa importante pregunta… ¿Cómo le harías para que los productos no se vuelvan basura y lleguen a nuestros océanos, ríos y arroyos?

Los humanos estamos creando este problema, y no es saludable para nosotros, la Tierra, y todas las criaturas que dependen de ella.

Pero podemos unirnos y construir un movimiento y cambiar nuestra relación con la basura. Es por lo cual invitamos a todos para que tengan una plática sobre basura con sus amigos, vecinos, familia e incluso con los oficiales de su ciudad.

Estamos todos juntos en esto. Y si nos enfocamos en las soluciones y prevención, podemos hacer del océano y de la Tierra un hogar saludable para todos.